En Internet, nadie sabe que eres un perro.

The New Yorker, Vol. 69 (LXIX) no. 20, page 61, July 5, 1993, by Peter Steiner

The New Yorker, Vol. 69 (LXIX) no. 20, page 61, July 5, 1993, by Peter Steiner

Hace unos 25 años, The New Yorker publicó esta imagen para explicarnos gráficamente que en Internet a veces es complicado saber con quién interactuamos. A menudo pensamos que la identidad digital tiene que ver con la imagen que proyectamos pero en realidad, es tan sólo una pequeña parte de lo que sucede cada vez que abrimos un perfil. 

¿Qué es la identidad digital? 

De acuerdo con la definición oficial, la identidad digital es la información utilizada por los sistemas informáticos asociados a una entidad - persona, organización, empresa o dispositivo - en el ciberespacio. Los atributos de datos son el usuario y la contraseña, el historial de búsquedas, la historia clínica y las transacciones comerciales. Los puntos claves de la identidad digital son la privacidad y la seguridad y para ello se han desarrollado sistemas, protocolos y lenguajes que permiten autenticar e integrar la información recuperando incluso los servicios asociados a esa fuente.

Casi 25 años después, la conectividad a Internet se ha multiplicado exponencialmente gracias al uso de dispositivos móviles y a las redes sociales. Un 80% de los menores de edad en España poseen perfiles en redes sociales. Facebook cuenta ya con 1,94 mil millones de usuarios cuyos datos suponen unos ingresos de más de 27.000 millones de dólares al año. Pero, ¿sabemos realmente con quién interactuamos y qué sucede con nuestros datos?

“On the Internet, nobody knows you’re a dog”

 

En realidad, Internet es una red y no es posible estar en una red sin compartir información. De hecho, nació para esa finalidad. El ciberespacio permite comunicarnos e interactuar con otras personas o con máquinas independientemente del lugar donde nos encontremos. Pero debemos conocer qué información queremos compartir y en la medida de lo posible, con quién. Porque el ciberespacio continúa siendo una oportunidad para "utilizar" identidades digitales.